Vinos Ferrera

¡PROMO: Envío gratis en Canarias! (pedidos +70€)

Cambiar idioma

La vid es una planta fascinante que, a lo largo de su ciclo de vida, pasa por varias etapas vitales. Explorar estas fases no solo es interesante desde un punto de vista agrícola, sino que también nos permite comprender mejor la relación entre la naturaleza, el trabajo realizado durante todo el año en los viñedos y la resultante producción vinícola.

La poda de los viñedos

La dormancia en invierno

Durante el invierno, la vid entra en un estado de dormancia o reposo. Las hojas caen, dejando solamente los brotes y yemas latentes. Este período es crucial para el descanso y la recuperación de la planta, que se prepara para su próxima temporada de crecimiento. Las bajas temperaturas estimulan la acumulación de reservas en las raíces, lo que será vital para el despertar en primavera. Al finalizar estos meses se realiza la poda de los viñedos. 

Etapa de brotes y floración

Con la llegada de la primavera, la vid comienza a despertar. Los brotes emergen de las yemas, las hojas se despliegan y se inicia la floración. Este es un momento clave, ya que la polinización y fecundación de las flores darán lugar a los racimos de uvas. La temperatura y las condiciones climáticas juegan un papel fundamental en este proceso.

La floración y polinización de los viñedos durante la primavera

El cuajado y el crecimiento de los racimos

Después de la floración, comienza el cuajado. Las flores fecundadas se transforman en pequeños racimos de uvas verdes. Durante esta fase, el crecimiento y desarrollo de los racimos se ven influenciados por factores como la luz solar, la humedad y la temperatura.

La maduración de la uva

El verano es el momento de la maduración de las uvas. Los racimos pasan de un color verde a tonos más dorados, rojos o morados, según la variedad. La maduración se caracteriza por el aumento del contenido de azúcar en las uvas y la disminución de la acidez. Las noches frescas y los días cálidos contribuyen a este proceso.

La maduración de la uva durante el ciclo de vida de la vid

La vendimia

El otoño marca el clímax del ciclo. Las uvas alcanzan su punto óptimo de madurez y es el momento de la cosecha. La vendimia puede ser manual o mecánica, dependiendo de las técnicas utilizadas en cada viñedo. Este es el momento culminante del ciclo, donde se recolectan las uvas para su transformación en vino.

El ciclo de vida de la vid es un viaje impresionante que culmina con la vendimia, pero este es solo el comienzo del proceso vinícola. Las uvas recogidas se convertirán en el núcleo de vinos con múltiples matices y sabores que reflejan el ciclo anual de la naturaleza.

¡Conoce más sobre la transformación de estas uvas en vinos excepcionales en Bodegas Ferrera! Descubre la magia de la producción de vinos y explora nuestra tienda online de vinos y experiencias de enoturismo en Tenerife para apreciar cómo cada etapa de la producción vinícola contribuye a una experiencia enológica única.